La Ley Laboral

El objetivo de las leyes laborales es igualar el poder de negociación entre empleadores y empleados. Principalmente, estas leyes se ocupan de la relación entre los empleadores y los sindicatos. Las leyes laborales otorgan a los empleados el derecho de formar sindicatos; también permiten que empleados y empleadores participen en determinadas actividades (por ejemplo, huelgas, piquetes, pedidos de medidas cautelares, paros patronales) con el fin de satisfacer sus demandas.

El derecho laboral está regulado por la legislación federal, la estatal y por las decisiones judiciales. También está regulado por las normas y las decisiones de agencias administrativas. Los estados no pueden interferir con la ley federal escrita ni con las pautas dictadas por las agencias que fueron creadas conforme a leyes federales o a la Constitución.

En 1935, el Congreso, en ejercicio de su facultad de regular el comercio interestatal, aprobó la Ley Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Act) con el fin de reglamentar las negociaciones entre empleadores y empleados, y las relaciones sindicales en toda la nación. La ley fue modificada en 1947 por la Ley de Relaciones Obrero-Patronales, también conocida como Ley Taft-Hartley (Labor Management Relations Act) y en 1959 por la Ley de Notificación y Divulgación de Información Obrero-Patronal, llamada también Ley Landrum-Griffen (Labor Management Reporting and Disclosure Act). La mayoría de los empleadores y empleados que realizan actividades relacionadas con el comercio interestatal deben cumplir con dicha ley. Ésta creó el Consejo Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Board) para ocuparse de los conflictos entre empleadores y empleados que surjan en el marco de la ley y para determinar qué organización laboral representa a determinado grupo de empleados.

Además, la ley crea un consejo general independiente para realizar investigaciones e iniciar acciones penales contra los infractores de la ley ante el Consejo. Igualmente, garantiza el derecho de los empleados a unirse a organizaciones laborales y a negociar en forma colectiva. La NLRA prohíbe a los empleadores y a los sindicatos participar en determinadas "prácticas laborales injustas" y crea, para ambas partes, la obligación de participar en negociaciones colectivas de buena fe. También establece pautas y normas para determinar qué sindicato representa a determinado grupo de empleados. La ley garantiza el derecho a la huelga. Generalmente, si existe conflicto entre la ley y el Código, prevalece la ley.

Es posible que otras leyes federales o estatales regulen las relaciones de los empleadores y empleados que no estén sujetos a esta ley. La Ley de Trabajo en Ferrocarriles (Railway Labor Act o RLA, por sus siglas en inglés) regula las relaciones laborales en las industrias ferroviaria y de líneas aéreas. Los empleados y las agencias del sector público federal están sujetos a la Ley de Relaciones Laborales en el Sector Federal (Federal Service Labor-Management Relations Act), administrada por la Autoridad Federal de Relaciones Laborales (Federal Labor Relations Authority).

La Ley Norris-LaGuardia se aprobó en 1932 con el objetivo de limitar el poder de los juzgados federales para emitir medidas cautelares que prohíban a los sindicatos participar en huelgas y otras actividades coercitivas.

Los estados regulan, en gran medida, las relaciones de negociación entre empleadores y empleados. También regulan a los empleados y empleadores que no están cubiertos por la Ley Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Act).

 

Wex: Español