Ley de muerte en alta mar

Read in English

Promulgada en 1920 y modificada por el Congreso en el año 2000, la Ley de muerte en alta mar (DOHSA, Death on the High Seas Act) se aplica a toda muerte de trabajadores marítimos que ocurra a 3 millas de distancia o más de la costa de los Estados Unidos, de cualquiera de sus dependencias, territorios o posesiones. Actualmente, los accidentes aéreos fatales también están contemplados en la versión modificada de la ley. La Ley DOHSA permite a los familiares obtener una compensación por las pérdidas económicas relacionadas con la muerte por un accidente marítimo, y por el dolor y sufrimiento emocionales relacionados con la pérdida del ser querido. Para que los familiares obtengan una indemnización por daños conforme a la Ley DOHSA, la muerte del tripulante o marinero debe ser consecuencia de la negligencia o conducta imprudente del dueño del barco, de un compañero de tripulación de la embarcación o del avión, en el caso de que un accidente aéreo ocurra en el mar.

Cómo se estiman los daños conforme a la Ley DOHSA

De acuerdo con los términos de la Ley DOHSA, los daños se basan en las ganancias e ingresos económicos proyectados del difunto, y la importancia que éstos tienen en la vida de sus hijos. Los cónyuges tienen derecho a recibir un monto de valor equivalente a la contribución económica estimada del difunto, menos los gastos asociados con los costos de mantenimiento personal del difunto. Los hijos del difunto tienen derecho a recibir un monto que intente representar el valor del cuidado, la orientación y el apoyo que habrían recibido del difunto si éste no hubiese fallecido. Si bien la Ley DOHSA no compensa a los cónyuges por pérdida de consorte, sí los compensa por el valor de la contribución al hogar y el apoyo que el difunto habría prestado si no hubiese fallecido.

Cuando una lesión en el mar provoca la muerte

Comúnmente, si una lesión sufrida en el mar provoca posteriormente la muerte, la familia o el cónyuge del difunto no pueden obtener indemnización por daños conforme a la Ley DOHSA. Sin embargo, si el difunto inició una demanda por lesiones personales en un juzgado federal antes de su muerte, los familiares pueden reclamar indemnización por daños de acuerdo con la Ley DOHSA:

“Si una persona muere [1] como consecuencia de dicho acto ilícito, negligencia o incumplimiento de una obligación como se menciona en la sección 761 de este Apéndice durante la pendencia de un juicio iniciado en un tribunal del almirantazgo de los Estados Unidos para recibir indemnización por las lesiones personales sufridas en relación a dicho acto ilícito, negligencia o incumplimiento de una obligación, el representante personal del difunto puede sustituir a éste como parte y el juicio puede proceder conforme a este capítulo como un juicio para recibir compensación de acuerdo con lo establecido en la sección 762 de este Apéndice”.

Presentación de una demanda conforme a la Ley de muerte en alta mar

Los familiares tienen tres años para entablar una demanda por compensación conforme a la Ley de muerte en alta mar. Teniendo en cuenta que los compañeros de trabajo, capitanes y supervisores pueden ser reasignados en otros cargos o dejar la industria marítima todos juntos, es importante que se comunique con un abogado de derecho marítimo con experiencia lo antes posible si necesita asesoramiento sobre una lesión mortal sufrida en el mar. Un abogado de derecho marítimo no sólo puede encargarse de preparar toda la documentación y los trámites burocráticos necesarios, sino que también se asegura de que se recopilen y preserven los testimonios y pruebas relevantes.

 

Wex: Español