L.M.R. v. Argentina

VDA, on behalf of her daughter LMR, filed a petition alleging violations of LMR’s rights under the International Covenant on Civil and Political Rights (ICCPR). The petition alleged violations of LMR’s right under article 2 (right to protection from state against violations of the rights within the ICCPR), article 3 (right to be free from discrimination), article 7 (to freedom from torture or other cruel, inhuman or degrading treatment), article 17 (freedom from arbitrary interference with privacy, family, home or correspondence, or unlawful attacks on honor or reputation), and article 18 (right to freedom of thought, conscience and religion). At the time of the incident, LMR was 20 years old but had permanent mental disability with a mental age between 8 and 10 years old. When LMR’s mother brought her to hospital after LMR complained of pains, she discovered that LMR was raped by her uncle and was 14.5 weeks pregnant. Under section 82.6 of the Argentinean Criminal Code, abortion is legal if the pregnancy is the result of the rape of a mentally impaired woman. LMR filed a police complaint and scheduled an abortion, but the abortion was prevented by an injunction against the hospital. LMR appealed unsuccessfully to the Civil Court. The Supreme Court of Buenos Aires ruled the abortion could take place. However, under pressure from anti-abortion groups, the hospital refused to perform the abortion because her pregnancy was too far advanced. LMR eventually obtained an illegal abortion. Article 2 of the Optional Protocol to the ICCPR creates an obligation for state parties to protect individuals’ rights under the Covenant. The United Nations Human Rights Committee found that court hearings caused LMR’s abortion to be delayed to the point that she required an illegal abortion. The Committee found that although forcing LRM to endure a pregnancy that resulted from rape did not constitute torture under Article 7, it did cause physical and emotional suffering and therefore still constituted a violation of LRM’s rights under Article 7. Article 7 protects individuals from mental as well as physical suffering, and the Committee saw the violation as particularly serious given LRM’s status as a person with a disability. Further, the Committee found that because the decision of whether to proceed with an abortion should only have been made between the patient and her physician, LRM’s right to privacy under Article 17 was violated. Even though the Supreme Court ruled in favor of LRM’s abortion, this litigation process was so prolonged that LRM’s pregnancy had advanced to the stage that her physician would no longer perform the abortion. This fact, the Committee reasoned, amounted to a violation of Article 2, because LRM did not, in fact, have access to an effective remedy (the abortion) and was forced to obtain one illegally. This case contributed to a growing consensus in international law that restricting women’s access to an abortion may be considered torture or cruel, inhuman or degrading treatment under Article 7 of the ICCPR. It also demonstrated that obstructing access to legal, elective medical procedures may violate the Covenant. Additionally, it indicated that the Court will analyze the right of a person with a disability under Article 7 in a way which heightens the recognized impact of the violation.

 

VDA, en nombre de su hija LMR, presentó una petición por violación de los derechos de LMR en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). La petición alegaba violaciones del derecho de LMR en virtud del artículo 2 (derecho a la protección del Estado contra violaciones del derecho en virtud del PIDCP), artículo 3 (derecho a no ser discriminado), artículo 7 (a no ser sometido a torturas u otros actos crueles, inhumanos o trato degradante), el artículo 17 (libertad de interferencia arbitraria con la privacidad, familia, hogar o correspondencia, o ataques ilegales a honor o reputación), y el artículo 18 (derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión). Al momento del incidente, LMR tenía 20 años de edad, pero tenía una discapacidad mental permanente que la hacía tener una edad mental entre 8 y 10 años. Cuando la madre de LMR la llevó al hospital después de que LMR se quejó de dolores, descubrió que LMR fue violada por su tío y tenía 14.5 semanas de embarazo. Bajo la sección 82.6 del Código Penal Argentino, el aborto es legal si el embarazo es el resultado de la violación de una mujer con discapacidad mental. LMR presentó una denuncia policial y programó un aborto, pero el aborto fue prevenido por una orden judicial contra el hospital. LMR apeló sin éxito al Tribunal Civil.

La Corte Suprema de Buenos Aires determinó que el aborto podría llevarse a cabo. Sin embargo, bajo la presión de los grupos contra el aborto, el hospital se negó a realizar el aborto porque el embarazo estaba muy avanzado. LMR finalmente obtuvo un aborto ilegal. El artículo 2 del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece la obligación de los Estados parte de proteger los derechos de las personas en virtud del Pacto. El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas determinó que las audiencias judiciales causaron un retraso en el aborto de LMR hasta el punto de que ella requirió un aborto ilegal. El Comité determinó que aunque obligar a LRM a soportar un embarazo que resultó de una violación no constituía una tortura en virtud del Artículo 7, causaba sufrimiento físico y emocional y, por lo tanto, seguía constituyendo una violación de los derechos de LRM en virtud del Artículo 7. El Artículo 7 protege la salud mental de las personas además del sufrimiento físico, y el Comité consideró que la violación era particularmente grave dado el estado de LRM como persona con discapacidad. Además, el Comité determinó que debido a que la decisión de proceder o no con un aborto solo debería haberse realizado entre la paciente y su médico, se violó el derecho a la privacidad de LRM en virtud del Artículo 17. A pesar de que la Corte Suprema falló a favor del aborto de LRM, este proceso de litigio fue tan prolongado que el embarazo de LRM había avanzado a la etapa en que su médico ya no realizaría el aborto. Este hecho, razonó el Comité, equivalía a una violación del artículo 2, porque LRM no tenía, de hecho, acceso a un recurso efectivo (el aborto) y estaba obligada a obtener uno ilegalmente. Este caso contribuyó a un consenso cada vez mayor en el derecho internacional de que restringir el acceso de las mujeres a un aborto puede considerarse tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes en virtud del Artículo 7 del PIDCP. También demostró que obstruir el acceso a procedimientos médicos electivos y legales puede violar el Convenio. Además, el caso indicó que la Corte analizará el derecho de una persona con una discapacidad según el Artículo 7 de una manera que aumenta el impacto reconocido de la violación.

Geographical location 

Year 

2007

Jurisdiction 

Avon Center work product 

ID 

887